Regresando a Sevilla después de una intensa semana en el programa Rural CODES aprendiendo e implementando la metodología Oasis, estoy reflexionando sobre todo lo que aprendí durante esta experiencia y lo que me llevo.

Para mí, esta semana ha sido una lección inspiradora y valiosa sobre lo que es posible cuando te centras en la belleza, la riqueza y las posibilidades de la vida en lugar de los problemas. Oasis me mostró lo que se puede lograr cuando traes la energía de la positividad, la creatividad y la acción; cuando decides simplemente ir, con el corazón alegre de un juego, sin estar demasiado apegado al resultado y sin temer al fracaso, pero confiando en que funcionará; diciendo “esperamos que te unas a nosotros, pero vamos a hacer esto de todos modos y ver qué pasa”. He visto cuán contagiosa puede ser esta energía: llegamos a Collado Mediano con una actitud de corazón abierto y una disposición para conectarnos, abrir una oportunidad, dar nuestro mayor esfuerzo, y esto produjo lo mismo en los demás.

Creo que existe un profundo deseo en todos nosotros de tener conexión, y que el proceso de Oasis para extraer sueños comunes es una forma muy poderosa de hacerlo. Vi cómo prácticas simples como juegos cooperativos, bailes y canciones, construir o trabajar juntos en un equipo, superar desafíos e incluso simplemente compartir alimentos sirven para derribar las barreras y conectar a las personas. Aprendí la importancia de hacer conexiones humanas, de corazón, (la etapa de Afecto) y de cuidar a todos los miembros de un grupo o comunidad, celebrando la diversidad y asegurando que todos se sientan involucrados, no juzgando y actuando desde un lugar de compasión. Experimenté el poderoso efecto de celebrar los éxitos y de reconocer la contribución de todos y todas, y cómo esto puede generar un ciclo de retroalimentación positiva que inspira una mayor participación, conexión y acción, así como la sensación de esperanza e inspiración generada por haber intentado y logrado algo.

A nivel personal, ha sido una lección interesante para abandonar la necesidad de control y planificación. De aprender a dejar ir y fluir con la acción, ser flexible y estar cómoda con la incertidumbre, que después de todo es una característica ineludible de la vida. Empecé a moverme fuera de mi zona de confort y a superar la dificultad de acercarme a desconocidos, lo que también ha sido un ejercicio de autoconfianza.

Una reflexión final: me inspiró mucho el hecho de que Oasis trabaja con un presupuesto cero (o muy bajo), basado en la suposición de que todos los recursos necesarios para realizar el sueño están dentro de la propia comunidad. Por lo general, solía pensar que esto no podría funcionar. Pero lo hace. ¡Lo hizo!

Este blog post está escrito por Jenny Hyde, participante del programa Rural CODES en Collado Mediano. Esta publicación es una historia basada en los pasos 5, 6 y 7 del juego Oasis: milagro, celebración y re-evolución.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s