¿Recuerdas la sensación de arrojar un guijarro y dejarlo saltar sobre la superficie del agua mansa? Uno, dos, tres, cuatro, yeahh! Así es como descubrimos cómo hacer ondas que se expanden puede ser divertido.

En septiembre de 2017, un grupo de 20 europeos se reunieron para descubrir cómo hacer “ripples” (efecto de onda expansiva) en un pueblo tranquilo cerca de Madrid, España. Si tienes una superficie de líquido transparente y una piedra, la combinación puede ser clara, pero ¿cómo hacer ondas en una comunidad? ¡El programa RURAL CODES nos llevó a un intenso viaje de aprendizaje para descubrirlo y no perder la diversión!

Comunidad
Hace tiempo se trataba de un pueblo vibrante, Collado Mediano solía atraer incluso a los jóvenes de Madrid para pasar los fines de semana. Con los años, sin embargo, se había convertido en lo que los lugareños llaman un “pueblo dormitorio”, un pueblo dormido. Había muchos lugares hermosos y naturaleza vibrante para rastrear y andar en bicicleta, pero la economía local y la vida social se habían desplazado a las cercanías, a áreas más urbanas.
“Para crear una comunidad, necesitamos establecer una comunidad entre nosotros mismos”, dijo Marta, una de las facilitadoras antes de invitarnos a encontrar el ritual de nuestro grupo. Durante la semana, descubrimos la comunidad de diversas maneras creativas, como danzas grupales, exploración activa y intercambios. Pero, sobre todo, aprendimos a través de nuestro compromiso mutuo dentro de la comunidad local. Crecer juntos como un grupo central e incluir a la comunidad tanto como sea posible en el proceso fue un proceso simultáneo. De esta manera practicamos, en pequeña escala, lo que queríamos conseguir en una escala mayor. Solíamos llamar a este principio “como en el juego, como en la vida”.
Un ambiente lúdico nos ayudó a explorar la comunidad con una sonrisa acogedora, lo que facilita la conversación con personas de todos los grupos demográficos. La mayoría de la gente estaba extremadamente abierta y agradecida de que le preguntaran sobre sus talentos y sueños. Así que rápidamente vimos formas de mejorar la vida comunitaria en el pueblo.

Diversidad
Después de solo tres días, el número de sueños que reunimos llegó a 147. Al compartir todos nuestros encuentros, pudimos crear un mapa de sueños. Empezamos a darnos cuenta de los temas subyacentes detrás de cada sueño y lo que parecía ser muchas ideas diferentes ideas a menudo abordaban el mismo problema.
Si imagináramos que todos estábamos al borde de un lago arrojando guijarros, nuestro objetivo era ayudarlos a encontrar los que flotaran mejor. Queríamos crear tantas ondas como fuera posible, de acuerdo con los recursos disponibles.
Un segundo patrón que apareció fue el de reconocer diversas “tribus” dentro de la aldea. Había los aldeanos establecidos, pero también los recién llegados, había españoles nativos, pero también una gran comunidad marroquí, otra búlgara y un gran número de personas de otros países.
Aquí descubrimos cuán bueno era que nosotros, como grupo mixto, llegáramos allí con nuevos ojos para que pudiéramos dirigirnos a todos sin prejuicios, sin saber quien acababa de llegar o quien llevaba más de 20 años viviendo en el pueblo. Al aprender cuán útil es cuando se funden nuestros propios talentos para crear conjuntamente, podríamos invitar a los lugareños a hacer lo mismo. Así que organizamos un show de talentos, donde todos fueron invitados a mostrar lo que tienen que compartir con el pueblo. Fue hermoso ver a los habitantes de todas las etnias y grupos de edad actuar.
Esta atmósfera continuó durante todo el proceso. Desde tomar decisiones con un jurado mixto, hasta jóvenes o mayores que trabajan juntos o familias de Marruecos preparando un delicioso almuerzo para los trabajadores, se pidió a todos que participaran. Algunos estereotipos se desvanecieron realmente a lo largo de esta semana.

Emprendimiento social
¿Qué harías en este lugar si tuvieras los talentos, recursos y mano de obra para realizarlo? El Curso de RURAL CODES fue una invitación para que 6000 habitantes se olviden de las cosas que habitualmente nos detienen. Intentamos crear un ambiente en el que los sueños guiaran nuestras acciones y dieran lugar a las posibilidades. Así como un emprendedor está motivado por el deseo de traer algo a este mundo, intentamos devolverle a la gente su responsabilidad de tomar las cosas en sus propias manos.
Algunos de ellos llegaron a la escena como en el “Viaje del Héroe” de Joseph Campbell. Descubrimos personas que eran verdaderos héroes y heroínas en su pueblo, asumiendo responsabilidades en diversos campos, porque nadie más lo estaba haciendo.
Al asumir roles creativos, los vecinos/as de Collado y también los participantes del programa podrían explorar temas en nuevos campos de trabajo. Tanto si veíamos a una niña de 10 años balanceando la pala con una sonrisa en su rostro, un arquitecto recogiendo materiales, una madre preparando comida para las personas que estaban trabajando o vecinos que prestaban acceso a la electricidad para poder trabajar en la transformación del parque, el emprendimiento estaba sucediendo de muchas maneras.

Un pueblo dormido estaba despertando nuevamente. Después de una semana, todos pudimos ver ejemplos concretos de lo que sucede cuando la comunidad, la diversidad y el espíritu emprendedor están volando por los aires. Quedamos muy emocionados por ver quién continúa lanzando guijarros.

Holger Reuter, participante de Alemania (Ideen Hoch Drei) del programa Rural CODES.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s