Blog

Ripple effect: creando ondulaciones en Collado Mediano

¿Recuerdas la sensación de arrojar un guijarro y dejarlo saltar sobre la superficie del agua mansa? Uno, dos, tres, cuatro, yeahh! Así es como descubrimos cómo hacer ondas que se expanden puede ser divertido.

En septiembre de 2017, un grupo de 20 europeos se reunieron para descubrir cómo hacer “ripples” (efecto de onda expansiva) en un pueblo tranquilo cerca de Madrid, España. Si tienes una superficie de líquido transparente y una piedra, la combinación puede ser clara, pero ¿cómo hacer ondas en una comunidad? ¡El programa RURAL CODES nos llevó a un intenso viaje de aprendizaje para descubrirlo y no perder la diversión!

Comunidad
Hace tiempo se trataba de un pueblo vibrante, Collado Mediano solía atraer incluso a los jóvenes de Madrid para pasar los fines de semana. Con los años, sin embargo, se había convertido en lo que los lugareños llaman un “pueblo dormitorio”, un pueblo dormido. Había muchos lugares hermosos y naturaleza vibrante para rastrear y andar en bicicleta, pero la economía local y la vida social se habían desplazado a las cercanías, a áreas más urbanas.
“Para crear una comunidad, necesitamos establecer una comunidad entre nosotros mismos”, dijo Marta, una de las facilitadoras antes de invitarnos a encontrar el ritual de nuestro grupo. Durante la semana, descubrimos la comunidad de diversas maneras creativas, como danzas grupales, exploración activa y intercambios. Pero, sobre todo, aprendimos a través de nuestro compromiso mutuo dentro de la comunidad local. Crecer juntos como un grupo central e incluir a la comunidad tanto como sea posible en el proceso fue un proceso simultáneo. De esta manera practicamos, en pequeña escala, lo que queríamos conseguir en una escala mayor. Solíamos llamar a este principio “como en el juego, como en la vida”.
Un ambiente lúdico nos ayudó a explorar la comunidad con una sonrisa acogedora, lo que facilita la conversación con personas de todos los grupos demográficos. La mayoría de la gente estaba extremadamente abierta y agradecida de que le preguntaran sobre sus talentos y sueños. Así que rápidamente vimos formas de mejorar la vida comunitaria en el pueblo.

Diversidad
Después de solo tres días, el número de sueños que reunimos llegó a 147. Al compartir todos nuestros encuentros, pudimos crear un mapa de sueños. Empezamos a darnos cuenta de los temas subyacentes detrás de cada sueño y lo que parecía ser muchas ideas diferentes ideas a menudo abordaban el mismo problema.
Si imagináramos que todos estábamos al borde de un lago arrojando guijarros, nuestro objetivo era ayudarlos a encontrar los que flotaran mejor. Queríamos crear tantas ondas como fuera posible, de acuerdo con los recursos disponibles.
Un segundo patrón que apareció fue el de reconocer diversas “tribus” dentro de la aldea. Había los aldeanos establecidos, pero también los recién llegados, había españoles nativos, pero también una gran comunidad marroquí, otra búlgara y un gran número de personas de otros países.
Aquí descubrimos cuán bueno era que nosotros, como grupo mixto, llegáramos allí con nuevos ojos para que pudiéramos dirigirnos a todos sin prejuicios, sin saber quien acababa de llegar o quien llevaba más de 20 años viviendo en el pueblo. Al aprender cuán útil es cuando se funden nuestros propios talentos para crear conjuntamente, podríamos invitar a los lugareños a hacer lo mismo. Así que organizamos un show de talentos, donde todos fueron invitados a mostrar lo que tienen que compartir con el pueblo. Fue hermoso ver a los habitantes de todas las etnias y grupos de edad actuar.
Esta atmósfera continuó durante todo el proceso. Desde tomar decisiones con un jurado mixto, hasta jóvenes o mayores que trabajan juntos o familias de Marruecos preparando un delicioso almuerzo para los trabajadores, se pidió a todos que participaran. Algunos estereotipos se desvanecieron realmente a lo largo de esta semana.

Emprendimiento social
¿Qué harías en este lugar si tuvieras los talentos, recursos y mano de obra para realizarlo? El Curso de RURAL CODES fue una invitación para que 6000 habitantes se olviden de las cosas que habitualmente nos detienen. Intentamos crear un ambiente en el que los sueños guiaran nuestras acciones y dieran lugar a las posibilidades. Así como un emprendedor está motivado por el deseo de traer algo a este mundo, intentamos devolverle a la gente su responsabilidad de tomar las cosas en sus propias manos.
Algunos de ellos llegaron a la escena como en el “Viaje del Héroe” de Joseph Campbell. Descubrimos personas que eran verdaderos héroes y heroínas en su pueblo, asumiendo responsabilidades en diversos campos, porque nadie más lo estaba haciendo.
Al asumir roles creativos, los vecinos/as de Collado y también los participantes del programa podrían explorar temas en nuevos campos de trabajo. Tanto si veíamos a una niña de 10 años balanceando la pala con una sonrisa en su rostro, un arquitecto recogiendo materiales, una madre preparando comida para las personas que estaban trabajando o vecinos que prestaban acceso a la electricidad para poder trabajar en la transformación del parque, el emprendimiento estaba sucediendo de muchas maneras.

Un pueblo dormido estaba despertando nuevamente. Después de una semana, todos pudimos ver ejemplos concretos de lo que sucede cuando la comunidad, la diversidad y el espíritu emprendedor están volando por los aires. Quedamos muy emocionados por ver quién continúa lanzando guijarros.

Holger Reuter, participante de Alemania (Ideen Hoch Drei) del programa Rural CODES.

Anuncios

Ripple Effect. Reflexions on Rural CODES

Making Ripples

Do you remember the feeling of throwing a pebble and let it jump across the surface of a quiet water? One, two, three, four, yeahh! That´s how we found out how making ripples can be fun.

In Septemeber 2017 a group of 20 Europeans came together to find out how to make ripples in a quiet village near Madrid, Spain. If you have a clear liquid surface and a stone, the implication might be clear but how to make ripples in a community? The RURAL CODES program took us on an intense learning journey to find out and don´t miss the fun!

Community
Once a vibrant village, Collado Mediano used to attract even Madrid’s youth to come and gather on the weekends. Over the years, however it had turned into, what the locals call a „pueblo dormitorio“, a sleeping village. There were a lot of beautiful places and vibrant nature for tracking and biking, but the local economy and social life had shifted to the nearby, more urban areas.
„In order to create community, we need to ba community ourselves“, said Marta, one of the facilitators before inviting us to find our group ritual. During the week we discovered community in various creative ways like group dances, active exploration and sharings. But most of all we learned through our mutual engagement within the local community. Growing together as a core group and including the community as much as possible into the process was a simultaneous process. Like this we practiced, in the small, what we wanted to aplly on a larger scale. We used to call this principle „as in the game, so in life“.
A playful athmosphere helped us to explore the community with an inviting smile, making it easy to get into conversation with people of all demographic backgrounds. Most people were extremely open and greatful to be asked about their talents and dreams. So we quickly saw ways to improve community life in the village.

Diversity
After just three days the number of dreams we gathered reached 147. Sharing all our encounters we could create a map of dreams. We began to realize the underlying topics behind each dream and what seemed like different ideas were actually often adressing the same problem.
If we imagined we were all standing at a lake throwing pebbles, our goal was to help them find the ones that float best. We wanted to create as many ripples as possible, according to the resources available.
A second pattern that showed up, was this of diverse „tribes“ within the village. There were the established villagers but also the freshly drawn, there were the Spanish natives but also a large Moroccan community.
Here we found out how good it was that we, as a mixed group came there with fresh eyes so that we were able to adress everybody without prejudice. By learning how useful our own various talents merge together beautifully to co-create, we could invite the locals to do the same. So we organized a talent show, where everyone was invited to show what they have got to share with the village. It was beautiful, to see inhabitants of all ethnities and age groups performing.
This athmosphere continued throughout the whole process. From taking decisions with a mixed jury of all ages and cultures, to young and old working together or Morroccan families preparing delicious lunch for the workers, everyone was asked to participate. Some sterotypes were truely fading throughout this week.

Social Entrepreneurship
What would you do here, if you had the talents, resources and manpower to realize it? The RURAL CODES Training was an invitation for 6000 inhabitants to forget about the things that usual hold us back. We tried to create an athmosphere where dreams lead our actions and give room for possibilities. Just as an enterpreneur is driven by the wish to bring something into this world, we tried to give people back their responsibility to take things into their own hands.
Some of them came to the scene like Joseph Campbells „Hero´s Journey“. We saw people that were true heros for their village, taking on responsibilities in various fields, because no one else had done it.
By taking on creative roles, the villagers and also the trainees could explore themeselves in new fields of work. Wheather seeing a 10 year old swinging her shovel with a smile on his face, an architect collecting materials, a mother preparing food for the workers, or neighbors giving access to electricity: Entrepreneurship happened in many ways.

A sleeping village was waking up again. After one week the community could see concrete examples of what happens when community, diversity and entrepreneurship are blowing through the air. We will stay excited to see who keeps throwing pebbles.

Holger Reuter, Participant from Germany (Ideen Hoch Drei) of the Rural CODES program.

Reflexión: cómo reconocer la contribución de todos genera energía para una mayor participación

Regresando a Sevilla después de una intensa semana en el programa Rural CODES aprendiendo e implementando la metodología Oasis, estoy reflexionando sobre todo lo que aprendí durante esta experiencia y lo que me llevo.

Para mí, esta semana ha sido una lección inspiradora y valiosa sobre lo que es posible cuando te centras en la belleza, la riqueza y las posibilidades de la vida en lugar de los problemas. Oasis me mostró lo que se puede lograr cuando traes la energía de la positividad, la creatividad y la acción; cuando decides simplemente ir, con el corazón alegre de un juego, sin estar demasiado apegado al resultado y sin temer al fracaso, pero confiando en que funcionará; diciendo “esperamos que te unas a nosotros, pero vamos a hacer esto de todos modos y ver qué pasa”. He visto cuán contagiosa puede ser esta energía: llegamos a Collado Mediano con una actitud de corazón abierto y una disposición para conectarnos, abrir una oportunidad, dar nuestro mayor esfuerzo, y esto produjo lo mismo en los demás.

Creo que existe un profundo deseo en todos nosotros de tener conexión, y que el proceso de Oasis para extraer sueños comunes es una forma muy poderosa de hacerlo. Vi cómo prácticas simples como juegos cooperativos, bailes y canciones, construir o trabajar juntos en un equipo, superar desafíos e incluso simplemente compartir alimentos sirven para derribar las barreras y conectar a las personas. Aprendí la importancia de hacer conexiones humanas, de corazón, (la etapa de Afecto) y de cuidar a todos los miembros de un grupo o comunidad, celebrando la diversidad y asegurando que todos se sientan involucrados, no juzgando y actuando desde un lugar de compasión. Experimenté el poderoso efecto de celebrar los éxitos y de reconocer la contribución de todos y todas, y cómo esto puede generar un ciclo de retroalimentación positiva que inspira una mayor participación, conexión y acción, así como la sensación de esperanza e inspiración generada por haber intentado y logrado algo.

A nivel personal, ha sido una lección interesante para abandonar la necesidad de control y planificación. De aprender a dejar ir y fluir con la acción, ser flexible y estar cómoda con la incertidumbre, que después de todo es una característica ineludible de la vida. Empecé a moverme fuera de mi zona de confort y a superar la dificultad de acercarme a desconocidos, lo que también ha sido un ejercicio de autoconfianza.

Una reflexión final: me inspiró mucho el hecho de que Oasis trabaja con un presupuesto cero (o muy bajo), basado en la suposición de que todos los recursos necesarios para realizar el sueño están dentro de la propia comunidad. Por lo general, solía pensar que esto no podría funcionar. Pero lo hace. ¡Lo hizo!

Este blog post está escrito por Jenny Hyde, participante del programa Rural CODES en Collado Mediano. Esta publicación es una historia basada en los pasos 5, 6 y 7 del juego Oasis: milagro, celebración y re-evolución.

Dejar ir y trabajar en equipo; la co-creación espontánea de proyectos soñados

Toda la semana culminó con el Milagro, que tuvo lugar durante el fin de semana del 30 de septiembre al 1 de octubre y fue un proyecto de construcción comunal con la gente de Collado Mediano. Todo en el juego Oasis es muy espontáneo y reactivo a los sueños y deseos de los habitantes, y los talentos, posibilidades y recursos disponibles. Por lo tanto, solo sabíamos aproximadamente qué forma tomaría este proyecto de construcción colectiva el jueves por la noche, después de haber realizado el taller  con los miembros de la comunidad para averiguar cuáles eran sus sueños y hacerles crear un diseño para el espacio disponible (los facilitadores habían obtenido permiso anticipado del municipio para transformar un parque en el sur de la ciudad y lo presentamos a la comunidad en el encuentro de sueños como un lugar potencial para que puedan realizar los sueños que han expresado).

El viernes fue el día de prepararnos para el trabajo del fin de semana: un equipo buscó materiales, otro buscó herramientas y talentos, y un tercero trabajó en la planificación del espacio en sí – cómo y dónde podrían implementarse las ideas y diseños propuestos por la comunidad y también advertir a los vecinos sobre el trabajo propuesto, y tratar de involucrarnos en él – al tiempo que continuaron convocando a las personas para que participaran de la actividad. Estaba en el tercer grupo y, como en días anteriores, acercarse a extraños fue un desafío para mí.

No suelo encontrar este tipo de cosas fáciles de cualquier manera, pero hacerlo además en español y en un pueblo donde la gente no está muy acostumbrada a hacer las cosas juntas como comunidad y muchos han perdido la esperanza de que pueden mejorar las cosas, lo hacen aún más difícil. Sin embargo, descubrí una nueva valentía y positividad en mí. Había mejorado mis habilidades para acercarme a las personas e intentar animarlas … ¡o simplemente ya me había habituado a hacerlo! Lo hice lo mejor que pude y me sorprendí de que algunas interacciones fueran realmente agradables; Cuando superé mi incomodidad inicial, a menudo sentí una conexión genuina con la persona con la que estaba hablando.

Fuimos al parque a las 10 a.m. del sábado, la hora de inicio anunciada. Los facilitadores nos habían advertido que quizás no veríamos a mucha gente local en ese momento, ya que era un fin de semana y bastante temprano, y de hecho sólo estuvimos los jugadores del Oasis, participantes de Rural CODES, durante las primeras horas. Debo admitir que estaba preocupada y dudando de si alguien aparecería, sin embargo, a medida que avanzaba el día y el fin de semana, más y más personas vinieron a participar en la actividad de construcción y la atmósfera se volvía más y más vibrante. Las actividades evolucionaron de manera bastante espontánea: nos dividimos en grupos más pequeños para centrarnos en tres o cuatro áreas principales de trabajo: un anfiteatro, mesas y bancos de picnic, y una pared / mural de graffiti. Dentro de estos grupos, los equipos diseñaron en el momento cómo iban a construir las cosas en función de los materiales y el conocimiento disponible; esto no ocurrió sin su cuota de fricción y momentos desafiantes, ya que las personas con ideas diferentes tuvieron que descubrir cómo trabajar juntos, pero estas ¡fueron partes valiosas del proceso de aprendizaje, de dejar ir y trabajar en equipo sin mucha planificación u organización!

Surgieron proyectos adicionales cuando las personas llegaron con ideas o planes de otras cosas que querían construir: por ejemplo, un equipo decidió construir una rampa para que los usuarios de sillas de ruedas pudieran acceder al parque mientras que otro grupo decidió crear un circuito de bicicletas BMX usando palets. Cada día nos sentamos en torno a una comida compartida, que fue cuidadosamente preparada y servida por alguien de la comunidad local.

El sábado comimos un delicioso tagine, cous cous, hecho por una vecina marroquí y el domingo una paella ofrecida por una cafetería local, con comida búlgara por la noche. Estos momentos donde compartir, particularmente en torno a compartir comida, me parecieron muy especiales y hermosos. Conectaban a las personas de una manera simple pero profunda. El domingo por la noche, una vez que terminamos todos los proyectos y celebramos la contribución de todos, y mientras el sol se ponía en Collado Mediano, nos sentamos a disfrutar de un espectáculo espontáneo en el nuevo anfiteatro con canciones, percusión, actuaciones y espectáculos de marionetas. Se podía ver la alegría y la satisfacción en las caras de las personas, y ciertamente pude sentir espíritu de comunidad entre todos aquellos que habíamos estado involucrados.

Esta es la 1ª parte del blog post escrito por Jenny Hyde, participante del programa Rural CODES en Collado Mediano. Esta publicación es una historia basada en el quinto paso del juego Oasis: “el Milagro”.

Pescar sueños

Es jueves por la tarde, el parque donde preparamos un pequeño escenario rodeado de sillas y mesas, se va llenando de gente poco a poco. Los invitamos a escribir sus sueños en pequeñas tarjetas de colores y colgarlos en los rosales, nuestro “jardín de los sueños”. Un grupo de “jugadores” del OASIS estuvo en a fuera todo el día con una novedad; pescando los sueños de las personas en las calles de Collado Mediano. Ahora, muchas personas se han reunido en el parque, curiosas y llenas de expectativas. Lola, una mujer del pueblo, presenta el evento, con su hijo Eric en brazos. “La gente de OASIS ha venido aquí para invitar a la acción comunitaria en nuestro pueblo. Para descubrir nuestros sueños y ayudarnos a realizarlos todos juntos “. De los sueños que ya se han recopilado, hay algo que sigue volviendo: el deseo de una mayor conexión entre las personas que viven aquí.

Nos dividimos en grupos para compartir y discutir los sueños de las personas presentes. Un elemento adicional para hablar: el Ayuntamiento de Collado Mediano nos ha dado permiso para transformar una zona verde situada al otro lado de las vías del ferrocarril, a unos 800 metros del parque. En tres de las cuatro bases de madera hay una maqueta de este espacio, así como papel,…, tijeras, bolígrafos y otros materiales que podemos usar, explorando cómo este espacio podría responder a nuestros sueños. La cuarta mesa es para los niños, que también están invitados a dibujar, pintar y modelar sus sueños para el pueblo

La magia comienza a suceder: personas de diferentes edades y orígenes, personas que han vivido en Collado durante toda su vida y aquellas que vinieron hace cinco, diez o veinte años se sientan juntas alrededor de las mesas y discuten los desafíos que enfrentan en el pueblo. Comparten sus sueños y tratan de encontrar soluciones sobre cómo esos desafíos pueden ser transformados. Un lugar para que los jóvenes se encuentren, un lugar para conciertos y cine al aire libre, un lugar para que las personas se sienten juntas y hablen. Construyen pequeños bancos, un muro de escalada, un tablón de anuncios de plastilina y los colocan en las maquetas.

Después de un momento, cada grupo es llamado para presentar sus ideas. Un jurado formado por personas del público elige los elementos más convincentes de cada maqueta y los reúne. Et voilá: ¡Después de solo una hora y media tenemos una maqueta del ritmo que une los sueños de Collado Mediano!

 

Esta entrada de blog está escrita por Mara Natterer, participante del programa Rural Codes en Collado Mediano. Esta publicación es una historia basada en el 3er y 4to paso del juego Oasis: El sueño y el Cuidado.